Compartir

Deudas Buenas y Deudas Malas-Cómo reconocerlas

La Deuda es un concepto que muchas veces no es bien comprendido. Existen familias que suelen rechazar tomar préstamos, tarjetas de crédito u otros mecanismos de financiamiento, mientras que otras familias suelen cubrir sus gastos con altos niveles de endeudamiento. En esta ocasión presentamos una discusión sobre qué tipo de deuda es buena y cuál es mala.

Definiendo Deuda Buena y Deuda Mala

Es importante tener en cuenta que la deuda será buena o mala dependiendo de cuál es el beneficio para usted en el largo plazo, es decir, en los años en que tiene que pagar todo el capital y por supuesto, los intereses.

Comencemos por definir algunos tipos de deuda. Para las familias, podemos reconocer:

  • Deuda para compra de Inmuebles
  • Deuda por tarjetas de crédito
  • Deuda para consumo
  • Deuda para educación
  • Deuda para inversión

Un préstamo consiste en recibir dinero hoy, a cambio de un compromiso de devolverlo en el futuro incluyendo el pago de intereses al banco o entidad financiera. El interés no es el único gasto, también se tiene que considerar los seguros u otros que apliquen.

Entonces, podemos definir que una Deuda Buena es aquella donde el beneficio dura más allá del vencimiento del préstamo. Si pensamos en un crédito de vivienda, la deuda puede considerarse como buena ya que al final del pago del préstamo, la familia posee un bien inmueble que suma al patrimonio familiar y puede posteriormente ser vendido o alquilado.

La Deuda mala por otro lado, es aquella en la que el beneficio suele durar un periodo corto, menor al vencimiento de la deuda. Un clásico ejemplo de deuda mala son los préstamos para vacaciones. Los beneficios son elevados mientras dura el viaje, pero luego queda una carga para los próximos años.

 

Más ejemplos

¿Un crédito para compra de vehículo es bueno o malo? Partiendo en primera instancia del valor del activo, podemos reconocer que un vehículo suele perder valor de forma rápida. En 4 o 5 años, se suele perder hasta un 50% del valor comercial de venta.

En este sentido, la pérdida de valor del activo hace que no se pueda recuperar totalmente el monto adquirido como préstamo. En consecuencia, suele ser una buena idea pagar lo más pronto posible este tipo de préstamos.

Sin embargo, esto no quiere decir que sea una mala decisión el financiamiento de un vehículo. Existen beneficios tangibles y otros intangibles. Los beneficios tangibles pueden ser mayores si la distancia entre la vivienda y la fuente de trabajo es larga, o si la familia cuenta con menores de edad a quienes se lleva y recoge del colegio, entre otros. En estos casos, el ahorro en transporte como taxi o relacionados puede generar beneficios que hacen que la deuda deje de ser considerada como mala y pase a ser una buena deuda. En Bolivia, además, existen beneficios tributarios como la factura del vehículo si es nuevo, el descargo de facturas por gasolina y gastos relacionados. Los beneficios intangibles también pueden ser mayores al considerarse una mejor calidad de vida e incluso mayor seguridad al tener un método de transporte propio.

 

La educación

En préstamos de educación, la deuda es siempre buena. En todo el mundo, se ha demostrado que mientras más estudios tiene una persona, mayor es la probabilidad de generar ingresos superiores. Entonces, en el largo plazo, la educación genera ingresos que permiten repagar la deuda. El beneficio de la educación no pierde valor en el tiempo.

 

Las Tarjetas de crédito

En todo el mundo, las tarjetas de crédito suelen ser una deuda mala. Los artículos que se compra con tarjeta de crédito no suelen tener un valor de reventa, entonces, es un gasto de consumo que no se recupera en el tiempo. Además, las tasas de interés de este tipo de deuda son usualmente elevadas, lo que puede duplicar o triplicar el costo de los productos.

Las tarjetas de crédito suelen tener altos beneficios cuando se pagan cada mes todo el consumo acumulado. En este caso, el banco no cobra intereses y solamente se debe cubrir un costo de mantenimiento. El beneficio suele ser la disposición de efectivo en cualquier momento, la facilidad de hacer transacciones cuando se hace viajes al exterior y más ahora que se adquieren servicios del exterior como Netflix, Spotify, entre otros.

¿Debo evitar las deudas malas?

La capacidad de tomar deuda depende de su generación de ingresos. En Bolivia, los bancos suelen tener límites para endeudar a las personas, para evitar incumplimientos en el pago de las deudas. Entonces, es menos probable que su endeudamiento suba rápidamente, a diferencia de países como USA o Chile donde los niveles de consumo son bastante elevados y la regulación es más flexible.

Concluimos que una deuda considerada como mala no necesariamente debe ser evitada. El factor más importante es considerar cuál va a ser el nivel de ingresos futuro de la familia. Por ejemplo, familias jóvenes con perspectivas de mejores ingresos en el futuro pueden ver beneficioso adquirir deudas para vehículos o tarjetas de crédito, ya que eventualmente los mayores ingresos futuros permitirán cubrir los pagos mensuales. Sin embargo, si por factores de la economía en general (crisis económica) se tiene incertidumbre sobre los ingresos futuros, lo primero que se debe hacer es cancelar las deudas y las tarjetas de crédito a fin de reducir los gastos y no presionar el presupuesto familiar.

En escenarios económicos adversos como la crisis económica que vivimos luego de la pandemia, es usual observar un incremento de la mora, principalmente en las deudas malas, es decir, en aquellas que se destinaron a consumo. Por su lado, los préstamos de vivienda o educación suelen tener niveles de mora bajos. Es por esta razón que los bancos suelen cobrar mayores intereses en los préstamos de consumo, compensando el riesgo de impago que pueda existir en el largo plazo.


Mantente informado

Suscríbete al Blog de Fortaleza SAFI y CAISA Agencia de Bolsa y recibe artículos importantes para tu toma de decisiones financieras:

Elige la temática de tu preferencia: